Carta del renacimiento – Volver a nacer

Querida Pati:

No sabía que hoy volvería a renacer. No sabía que hoy empezaría a formar parte de ti, crecer y si tu me aceptabas, me colmarías de caricias por haberte devuelto la vida.


Fue en verano… ¿Qué cómo lo sé?:
El perfume de las flores, del campo y de la suave brisa, penetraba por tu cuerpo. Sentía que renacía, que iba a crecer dentro de ti, que todo iría bien.

Fue un tiempo duro, muy duro…
Una lucha terrible, se debatía en tu cuerpo, pero allí estábamos los dos: tú y yo, para luchar contra todo. ¿Quién más fuerte que dos grandes personas, para ganar una gran batalla?
Tú con tu fortaleza, tu moral, tus ganas de vivir y yo… como complemento a todo lo que una “gran pequeña” persona, gracias a una madre bondadosa puede hacer por los demás. Donar una parte de su vida (un pequeño cordón) para devolver la vida a alguien que precise de ella.
¡Que suerte! ¡Las dos personas más importantes de mi vida, unidas sin conocerse…! Mi mami donante y mi mami receptora.

Ahora sólo tengo palabras de agradecimiento para vosotras. Formamos un trío perfecto. Sois las mejores. Un besito:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*