Sobre el blog y la política

En este blog gusta hablar de política. Con nivel. Gracias por vuestra participación. Salgo a la calle, me veo con compañeros de toda la vida, con quiénes supuestamente tengo confianza y lamentablemente resulta difícil que la política asome en nuestra conversación. Sólo por puro miedo, quizás por la maldita y espúria sensación de que alguien se puede molestar. O lo que es peor, quizás el silencio es para evitar que sólo por opinar y hablar a uno le puedan calificar y clasificar en un grupo.
Hablar de política es divertido, constructivo, sano, estimula las neuronas y en un momento de apasionamiento mejora la circulación sanguínea gracias a la taquicardia. Yo quiero seguir hablando y opinando. Sin miedo a que nadie se enfade, me asigne un color o a un grupo determinado. De nuevo, a quienes participan y leen este blog, gracias.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*